Señor, Max Aguilar
Director del Hospital Regional de Coyhaique
De la XI región del General Carlos Ibáñez del Campo
Chile
 

Nos dirigimos a usted, por medio de este prestigioso vehiculo de información, para manifestarles nuestros agradecimientos a los médicos, enfermeras, personal administrativo y personal auxiliar de este Servicio de Salud de Aysén. Por el tiempo y atención brindada a nuestra amada hija Andrea Fernanda durante el mes de abril recién pasado, quien se encontraba en fase terminal de una difícil enfermedad. No obstante ustedes no escatimaron, recursos científicos, como el recurso humano, para ayudarnos a través de la excelente infraestructura del cual dispones el hospital, como del personal médico incluyendo las enfermeras y auxiliares que demostraron  nivel y calidad en los servicios tanto cualitativos como cuantitativos .Sirviendo a la comunidad y garantizando la calidad de su labor. Siempre listos para ayudar  tanto al paciente como respaldar a la familia y de esta manera tener como resultado familias sanas, un pueblo sano por ende una nación sana.

En la corta estadía que estuvimos allí, pudimos observar el profesionalismo de médicos y enfermeras  calificadas (os) comprometidos con los cuidados, conocimientos  científicos y técnicos. Como las habilidades y aptitudes para estar cerca de los pacientes en sus momentos más vulnerables: la enfermedad y la muerte. En esas horas las samaritanas de la salud ejercen un papel transcendental, dejando sus vidas al bienestar de los pacientes confiados a sus cuidados. Como fue el caso de nuestra querida hija  quien estuvo allí internada, recibiendo múltiples  atenciones, pues los profesionales de la salud no escatimaron  esfuerzos ni recursos, para que la paciente tuviera mejor calidad de vida, dentro de el poco tiempo que le restaba. De esa manera pudo tener una partida digna .Así mismo Dios con su infinita bondad sabrá compensar en sus vidas profesionales el gesto de humanidad brindada. Multiplicando las bendiciones  a ustedes

Agradecemos a Dios misericordioso quien puso en vuestros corazones: la bondad, el amor y la benevolencia para con ella como así a tantos pacientes.
Reconocemos el ejercicio de su arte, actuando por el beneficio de los enfermos manteniendo el respeto por la vida humana.
Dejamos nuestra gratitud, deseando que los frutos de la vida y el arte sean vuestros y sean honrados por todos.

 

Cordialmente
Los padres, familiares  y amigos de Andrea Fernanda
Rafael Guarin Robayo
Nancy Montoya Poblete
Coyhaique, mayo -2009-Chile